2211 (1)

Decisión… está en cada momento de nuestro día a día

Pues sí, la vida está llena de miles de decisiones; incluso el hecho de no tomar una decisión ante una situación en particular, es también una decisión.

No, no es un trabalengua, es un tema que nos machacan tooodos los días en la televisión, en la radio, en artículos de revistas e internet, en las redes sociales. Yo pienso que el miedo a dar el paso para tomar una decisión es porque estamos conscientes que la misma trae una consecuencia. He aquí el detalle, la consecuencia de decidir y no decidir.

La vida se hizo para vivirla y, a veces, asumir riesgos (ante hechos preestablecidos) requiere la decisión de crecer y abrirte al mundo con todos sus sabores y vivencias. ¿Suena romántico?… ¡Quizás!

Y por eso es que me voy a lo abstracto de mi escrito en el cual plasmo según su esencia, basándome en la modalidad (cardinal, fijo y mutable), la manera de tomar decisiones de los signos del zodíaco. Aquí no se trata de quién es más decidido o no, aquí les muestro que todos somos capaces de asumir la responsabilidad de nuestras decisiones en base a la manera de asumirlas.

SIGNOS CARDINALES: ARIES, CÁNCER, LIBRA Y CAPRICORNIO

Se los relaciona con las decisiones de comienzos y con todo lo que esto implica, por ejemplo: iniciativa, irrupción, arranque, impulso, empuje energético, emprendimientos. En este ritmo o modalidad existe una acción en una dirección definida; es la puesta en marcha hacia un objetivo. Representan la actividad y el hacer por el comienzo de una nueva fase cíclica. Deciden los nuevos caminos, la apertura de posibilidades, las oportunidades, las novedades y lo novedoso, todo lo que implique un nacimiento en cualquier ámbito de nuestra vida, una senda desconocida por descubrir.

SIGNOS FIJOS: TAURO, LEO, ESCORPIO Y ACUARIO

Los que deciden sostener, hacer perdurar, mantener y acentuar, por lo tanto, van a actuar de una manera estable, pausada, con cierta reticencia a los cambios y a las influencias externas. Concentran, preservan, para que cada cosa pueda establecerse. Se encargan de estabilizar la fuerza de los cardinales, de resistir, de oponer determinación para llegar al punto culminante. Deciden el momento de estacionamiento. Deciden tener perseverancia, permanencia, duración, obstinación aunque a veces manifiesten cierta rigidez o dogmatismo. Son los que hacen un esfuerzo sostenido para conseguir lo que el signo cardinal se ha propuesto, y llegar a la meta.

SIGNOS MUTABLES: GÉMINIS, VIRGO, SAGITARIO Y PISCIS

Deciden adaptarse a los cambios, son los más volubles. Y por ende, deciden contener una parte de los signos mutables y otra parte de los signos fijos. Sus decisiones permiten que las cosas puedan modificarse, al aceitar la estabilidad de los signos fijos, y de esta manera permitir que los nuevos comienzos por parte de los signos cardinales, puedan irrumpir y que el ciclo siga su camino. Con sus decisiones ayudan a madurar lo dispersado, y estar abiertos a lo nuevo, la decisión de ceder si es necesario, relativizar las cosas, posibilitar la flexibilidad necesaria para acomodarse, corregirse, aprender. Deciden estar abiertos a los cambios, la inestabilidad y las influencias externas. Son los que deciden conocer todas las alternativas y ser intermediarios.

Como dije antes, todos los signos, según su modalidad o ritmo dentro del zodíaco, tienen capacidad de decisión de una forma u otra. Sin embargo, la manifestación de estas tres modalidades en la carta natal de una persona, está operando constantemente (porque tenemos influencia de todos los signos), pero suele ocurrir que se manifieste, más o menos, lo cardinal, lo fijo o lo mutable. Por ejemplo, podríamos encontrar una carta natal “muy cardinal”, o con otra “muy fija”, o una “muy poco mutable”. Aquí es donde nos damos cuenta de que pudiese haber un poco de desequilibrio en cuanto a la toma de decisiones entre una persona u otra.

Cierro con este ejercicio de imaginación:

Un modo cardinal de reaccionar o tomar decisiones frente a un impacto, sería enfrentar directamente la situación, oponiendo una fuerza contraria y de igual intensidad (golpes, empujones, gritos, insultos). En modo mutable: tomaría la fuerza del impacto para transformarla sea como sea, aprendería de ella, la forzaría a ser útil de alguna manera, esquivaría el golpe, lo rodearía hasta encontrar el punto débil o el momento oportuno. Una decisión o reacción del modo fijo: una gran mole que se va a mantener impasible e imperturbable frente a cualquier impacto si no hay una razón de peso para moverse o modificar en algo su postura, preservando su lugar y sosteniendo, sin vacilar, su parecer.