children-1526087_1920

El entusiasmo ¿qué lo determina en una Carta Natal?

Amo buscar el significado de las palabras para ponerme en contexto, y ésta, “Entusiasmo”, no podía quedarse por fuera.

El entusiasmo es la exaltación del ánimo que se produce por algo que cautiva o que es admirado. Hay un concepto antiguo griego que dice que el entusiasmo es “tener un dios dentro de sí”.

Soy de las que me identifico plenamente con esta palabra, suelo mostrar entusiasmo en mis conversaciones, en mis acciones, en mis exposiciones, en mis consultas, en mi segmento de la tele. Hay quienes dicen que me brillan los ojos, y creo que, realmente, eso es un signo de verdadero entusiasmo.

Yo creo que el entusiasmo está latente en nosotros, y se manifiesta de manera espontánea en la niñez sobre todo, sin embargo el entusiasmo también se cultiva según la gestión de nuestras emociones.

Es por esta última razón que, como astróloga, no puedo declarar determinantemente si un signo es más entusiasta que otro. Somos sustancia sometida a movimiento y vibración que genera múltiples formas. Estas sustancias se dividen en cuatro, los cuatro elementos: fuego, tierra, aire y agua.

El fuego se refiere al calor, vida, movimiento, tiene que ver con la energía (combustión). Relacionado también con el principio vital, puede manifestarse como el amor, la pasión. Se asocia con el ego, la necesidad de expresión de la identidad, la autoafirmación, también con la ira, el impulso y la motricidad. Sonarían estos como los signos más entusiastas seguramente.

Son de fuego: ARIES – LEO – SAGITARIO

La tierra se puede modelar, es estable, se puede agarrar, tocar, es el elemento más concreto. Se asocia con los elementos en sintonía con el mundo físico y la capacidad práctica. Indica un temperamento pragmático, eficiente. Representa el mundo material. Pero tienen la habilidad de gestionar emocionalmente el entusiasmo.

Son de tierra: TAURO – VIRGO – CAPRICORNIO

El aire no se ve físicamente, es heterogéneo por estar constituido por moléculas diversas. Sus partículas están en permanente interacción, cambios y movimiento. Es el elemento de la comunicación y habla de diversidad. Todos respiramos el mismo aire, es decir que el Aire nos conecta. Por ser el elemento más abstracto se asocia con el mundo de las ideas y los pensamientos. Mundo del intelecto, cuerpo mental. Volátiles en cuanto al entusiasmo.

Son de aire: GÉMINIS – LIBRA – ACUARIO

El agua simboliza la fluidez, y se asocia con el mundo de las emociones. El agua suaviza, se amolda, se adapta. Es el elemento más receptivo de todos, ya que no posee forma propia. Se asocia con la sanación, la curación, las respuestas emocionales y el mundo inconsciente e intuitivo. Muy fácilmente y por razones emocionales pueden perder el entusiasmo.

Son de agua: CANCER – ESCORPIO – PISCIS

El motor del entusiasmo está en cómo gestionamos lo que nos ocurre, y si hemos aprendido o no, a lidiar con la frustración y los obstáculos que en la vida se nos presenten. Aprendemos a entusiasmarnos en la medida que valoramos los pequeños detalles, concientizamos que somos afortunados y agradecidos con cada día.

En una Carta Natal si hay mucha tierra y poca agua, quizás no le sea tan fácil gestionar la emoción del entusiasmo. Si hay exceso de fuego y poco aire, el entusiasmo puede perder fuerza y no colaborar a cumplir los objetivos.

También hay que tomar en cuenta, la relación o aspectos entre el Sol (esencia y voluntad), el signo ascendente (personalidad y “El Yo”); la Luna (reacción y seguridad emocional); Venus (sentimientos, entrega y placer); Mercurio (aprendizaje, análisis y comunicación); Marte (autoafirmación e iniciativa); Júpiter (superación y expansión de la consciencia); y en general ver la carta natal en todo su contexto.

El entusiasmo se traduce en amor hacia nosotros mismos, al permitirnos elegir ser felices y enamorarnos de nuestra vida.

Si eres entusiasta, sé generoso y empieza a contagiar entusiasmo a los demás a través de una sonrisa espontánea y sincera en la calle, ser amable, escuchar, hacer propuestas, palmadas en la espalda para entusiasmar.

Mi mensaje final es algo tan sencillo como “si quieres ser entusiasta, actúa con entusiasmo”, esto lo dijo mi amigo Dale Carnegie.

¿Y tú? ¿Qué tan entusiasta eres?