girl-2940655_1920

El Poder de la Intención en cada signo

Seguramente hemos escuchado hablar sobre aquello de que hay quienes dan malos consejos (o los no adecuados precisamente), con muy buena intención. Se da, muchas veces, de padres a hijos, entre amigos, entre parejas, y no porque quieran hacerte daño sino porque no siempre la intención está directamente relacionada al objetivo real de cada quien.

Por allí leí que la intención es la determinación de la voluntad hacia un fin, y suele estar vinculada al deseo que motiva una acción y no a su resultado o consecuencia.

El concepto filosófico define a la intencionalidad como la relación entre la conciencia y el mundo. Esto quiere decir que la intencionalidad está vinculada a la actividad de la mente con referencia a un objeto.

No quería quedarme solo con estos conceptos, y para desarrollar este tema, me puse a leer el libro de Wyne Dyer, “El Poder de la intención”, en el cual se percibe a ésta fuera del concepto tradicional que conocemos.

Wyne Dyer expresa en su obra, que “La intención no es algo que la persona hace, sino una fuerza que existe en el universo como campo de energía invisible”.

Me identifico firmemente con esta exposición de Dyer, a través de la cual nos transmite que, “tener acceso a la energía de la intención alivia gran parte de la tarea, en apariencia imposible, de luchar por cumplir los deseos con la simple fuerza de voluntad”.

Y continúo exponiendo lo que Dyer plasma en su interesante libro: “la intención es una fuerza que todos llevamos en nuestro interior. La intención es un campo de energía que fluye de una forma invisible, fuera del alcance de nuestros hábitos normales, cotidianos. Está ahí aun antes de que seamos concebidos. Tenemos los medios de atraer esa energía y experimentar la vida de una forma fascinante, nueva”. Y para entenderlo mejor, Dyer en su libro nos presenta esta frase:

«Se abren a la vida las fuerzas, las facultades y las posibilidades durmientes, y descubres que eres una persona mucho mejor de lo que jamás te habías considerado». Patanjali

Según lo que nos quiere decir Dyer, la intención es omnipresente, siempre está, proviene de La Fuente… la idea es reconectarnos a ella dejando a un lado el ego.

La intención o propósito de cada signo del zodíaco es una respuesta a la del anterior y genera la necesidad del siguiente, con bases numerológicas y una correspondencia impresionante con el orden natural de las estaciones climáticas en su hemisferio de origen (La Fuente).

Desde que el Zodíaco comienza a ser en el primer signo y continúa siendo en el segundo, cada una de las doce etapas cumple una función, que es su misión.

Por lo tanto, cada signo simboliza una necesidad, un propósito, una intención, que se expresa en un deseo, una motivación, y desde allí, el sentido, en su doble acepción de significado y direccionalidad.

Aries, tu propósito o intención es iniciar el proceso zodiacal, aquello que “es”. Para ello, empezar a accionar, hacer para ser, aquí y ahora, diferenciarte de la nada original, expresándola. En una palabra, SER.

Tauro, tu propósito es conservar lo iniciado, valorarlo. Reaccionar a la acción, concretándola, siendo lo hecho (pasando de sujeto a objeto), dándole forma, in-“corporando”, dar cuenta de lo dado percibiéndolo y disfrutándolo, estando en contacto con. En suma, SEGUIR SIENDO.

Géminis, tu intención es comparar las dos fases ya transitadas (Aries-Tauro): relacionar el sujeto y el objeto (definición habitual de “conocer”), establecer contactos y conexiones entre las diversas posibilidades de manifestación del ser. Entonces, COMPARAR LAS OPCIONES.

Cáncer, tu propósito es definir las bases del ser, de la identidad, seleccionando sobre los múltiples estímulos de la fase anterior geminiana, construir una identidad por pertenencia, por reflejo (ser espejo), ser con otros, por y para otros (lo dado), sentir un centro de gravedad entre esos elementos: sentir-te, lograr una identidad por vivencia. Así, IDENTIFICARTE CON ALGUNAS OPCIONES.

Leo, tu intención es expresar ese mismo centro nacido en la fase anterior, re-conociéndo-te en la imagen que proyectas al mostrarte a los elementos que la generaron e identificándote con tu respuesta; diferenciarte de la matriz de identidad. De este modo, y respecto de las opciones seleccionadas en la fase anterior, SERLAS.

Virgo, tu propósito es perfeccionar la manifestación del ser de la fase anterior ante la aproximación de la llegada de la fase siguiente: prepararte para recibir al otro, a lo otro, desechando lo que no sirvió hasta aquí para el encuentro, intentar ser una parte funcional de ese todo o conjunto al cual todavía no percibes, replegándote y “normalizándote”. Es decir, PREPARARTE.

Libra, tu intención es iniciar la percepción del todo, del conjunto en potencia, a través de dar cuenta y tomar consciencia de lo otro, del tú (la otra mitad), y de que uno y lo otro son partes complementarias de una totalidad mayor. Por ello, encontrarte con lo otro, iniciar relaciones para empezar a realizar el conjunto posible percibido, en síntesis, DAR CUENTA DE QUE “SOMOS”.

Escorpio, tu propósito busca realizar la unión con lo otro, ser con el otro el Uno mayor antes percibido pero vivencialmente, fusionándose, consustanciándose, y encontrándose con la imposibilidad lógica de que esto suceda sin dejar de ser lo que será hasta aquí, es decir, sin morir. De este modo, BUSCAR SER UNO, JUNTOS.

Sagitario, la intención busca dar cuenta del Ser de la unidad mayor vivenciada en la anterior unión con lo otro, celebrar la alegría del conjunto, la realidad de la unidad que realmente “es”, la vida eterna más allá de la supuesta muerte de la fase anterior, expandiéndote y realizando contactos más amplios y trascendentes, buscando el sentido o principio (la unidad) que subyace en todo ello. A saber, RECONOCER LA UNIDAD QUE SUBYACE EN LA DIVERSIDAD.

Capricornio, tu propósito es cumplir con el Ser de la unidad mayor encontrado en la fase anterior, buscando tu máxima y más alta realización. Dado que se empieza a cerrar el círculo y quedan definidos tus límites y posibilidades, busca entonces, respecto de la unidad revelada, REALIZARLA.

Acuario, tu intención es mejorar lo realizado, descubriendo al ser del futuro simbolizado por el próximo ciclo zodiacal que se avecina. Entonces, empezar a nivelar, descender de la cumbre de lo dado y lo conseguido, para adelantarte a esa instancia todavía tan lejana del nuevo ser. Es decir, PERCIBIR LAS OTRAS POSIBILIDADES.

Finalmente, el propósito de Piscis, es disolverse para dar cuenta del Todo, mayor que cualquier parte, y del cual surgirá el nuevo ser. Por ello desechar todo lo realizado hasta aquí para abrir paso a lo que todavía no es. En suma, DAR CUENTA DE LA TOTALIDAD, NO SER UNO (PORQUE TODO ES).

Para poder entender el propósito de tu signo, tienes que leer el de los demás y así podrás entender y reconectarte con La Fuente para la búsqueda de tu paz y tu armonía.

Sigamos por aquí, conectados a la energía y al poder de la Intención…