Mi Historia

Soñadora, responsable, empática, terca y muy confiada, nacida el día en que los Reyes Magos le entregaron sus regalos al Niño Dios, luego de guiarse a través de una estrella en el cielo. Ese día, 6 de Enero, en algunos países se celebra el Día del Astrólogo ¿casualidad? O quizás el universo ya me estaba empezando a marcar camino.

De signo Capricornio, con personalidad Sagitario y las emociones en Virgo (quiero que sepas que tienes influencia de los 12 signos del zodíaco), suelo ser muy estructurada, puntual y seguidora de las reglas; optimista exagerada, demasiado franca que hasta peco de imprudente, y analítica de las emociones de los demás, que me han enseñado a ser tolerante.. Inicialmente muy seria, pero con una capacidad y facilidad para darme a conocer y hacerme querer como me lo ha sabido demostrar mucha gente durante mi vida.

La octava de 10 hermanos. Mi papá, un sagitariano comerciante hijo de europeo, y a quien yo veía como un ogro jugador y mujeriego. Mi mamá, simplemente  una humilde ama de casa del signo Cáncer que se entregó de lleno a su rol de madre.

Como buena capricorniana, cumplí con mis estudios a cabalidad y con mucha disciplina, y desde pequeña aprendí el valor de lograr dinero por mí misma para estar a la altura de las circunstancias. Estudié administración gracias a mis habilidades, pero no era lo que realmente me gustaba y abandoné la carrera ya casi al final.

Me enamoré y me casé con un chico del signo Leo, muy autoritario, vanguardista como su ascendente Acuario, y con emociones muy acordes conmigo ya que las tiene en Capricornio.

Esperé unos años para tener mi primera y única hija, que nació de amor de verdad, signo Cáncer, y muy parecida a papá con su ascendente Leo.

Después de situaciones de infidelidad, estrés, violencia e irrespeto, sucedió lo inevitable: nos divorciamos… Y un año después volvimos a casarnos, y dos años después volvimos a divorciarnos (entendí el porqué de esto cuando estudié Astrología) y casi hay una tercera vez.

Yo creo firmemente que los mensajes de Dios y del Universo llegan por caminos diferentes, y después de ir a brujos, espiritistas y hasta a un psiquiatra que me mostró lo horrible que es sentirse drogada, me refugié en la lectura de un libro llamado “Tus Zonas erróneas”, que fue lo que me hizo clic para salir adelante y apreciar que allá afuera había mucha vida por vivir y una hija a quién amar.

A estas alturas de mi vida, pienso que he debido estudiar psicología, pero la vida me encaminó a estudiar lo que hoy en día es parte de mi pasión, la Astrología, ya que gracias a lo vivido tengo la capacidad de escuchar, ser empática, dar un consuelo, orientar y mostrar un camino a quien viva situaciones difíciles, y sobre todo a creer que siempre hay una salida.

Actualmente soy “Tu Mística”, y a través de mis consultas con las cartas españolas y de la Astrología, siento que puedo ayudarte a conocerte más y a descubrirte, y orientarte en tu camino de autosanación y crecimiento emocional.