rain-4112380_1920

SERENIDAD…

Para entrar en contexto, les dejo un extracto de un cuento rescatado del libro del Dr. Mario Alonso Puig titulado “Reinventarse”.

… El rey, que tenía una curiosidad natural, se acercó a ver aquel extraño cuadro, que, en efecto, resultaba difícil de entender. Entonces hizo algo que ninguno de los miembros de la corte había hecho y que era acercarse más y fijarse bien. Fue entonces cuando, súbitamente, todo su rostro se iluminó y, alzando la voz, declaró:

– Éste, éste es, sin duda, el cuadro ganador.

Los nobles se miraron unos a otros pensando que el rey había perdido la cabeza. Uno de ellos tímidamente le preguntó:

– Majestad, nunca hemos discutido vuestros dictámenes, pero ¿qué veis en ese cuadro para que lo declaréis ganador?

– No lo habéis visto bien, acercaos.

Cuando los nobles se acercaron, el rey les mostró algo entre las rocas. Era un pequeño nido donde había un pajarito recién nacido. La madre le daba de comer, completamente ajena a la tormenta que estaba teniendo lugar.

El rey les explicó qué era lo que tanto le ansiaba trasmitir a su hijo el príncipe.

– La serenidad no surge de vivir en las circunstancias ideales como reflejan los otros cuadros con sus mares en calma y sus cielos despejados. La serenidad es la capacidad de mantener centrada tu atención en medio de la dificultad, en aquello que para ti es una prioridad.

Este último párrafo es el que explica por sí solo, lo que realmente significa la verdadera serenidad: mantener la calma en medio de la tormenta, y yo le agregaría, mantenerla también, en medio de la euforia, para no perder la perspectiva.

La serenidad se va manifestando en una persona, con ciertas actitudes. Quizás el hablar pausado, o no ser reactivos, como si no estuvieran apurados, y es que son conscientes de que la vida tiene un ritmo definido, y las prisas, no van con ellos, han aprendido a fluir con el propio ritmo de las cosas.

Mientras muchas personas caen en fatalismo o exageración, la persona serena ve las cosas con tanta calma, que los demás pueden verlo como si fuera terriblemente frío o incapaz de reaccionar.

En realidad, la personalidad caracterizada por la serenidad y la tranquilidad, acepta lo que sucede sin resistencia, pero siendo plenamente consciente de las dificultades o de los hechos. Interioriza sus emociones, las medita y razona en soledad las posibles acciones a tomar.

Las personas serenas, suelen conectar mejor con el entorno. Son observadoras, intuitivas y muy perceptivas.

También son una muy buena compañía para la mayoría: son empáticas, saben escuchar, no juzgan, son sinceras, saben respetar espacios personales, y les gustan los instantes de soledad.

Hay particularidades en la Carta Natal en la que podemos observar ciertas características de una persona serena. Sin embargo, aquí les voy a hablar de los signos que, en su sentido de identidad y conciencia del yo, suelen manifestar la serenidad con mayor fluidez, porque forma parte de su esencia.

Tauro, suele tener una forma de ser muy pausada. Esto lo convierte en un gran compañero de trabajo porque sabe mantener la calma en los momentos de más presión. Le gusta tener todo bajo control, y cuando todo parece salirse de los cabales, tiene la capacidad para mantenerse sereno. Además, consigue transmitir esa paz interior que lo caracteriza a la gente que tiene a su alrededor.

La personalidad de Capricornio tiende a ser muy tranquila. Algunos signos del zodíaco adoran estar a su lado, mientras que otros lo consideran un poco aburrido y rutinario. Capricornio, por esencia, tiende a ser callado, y no le gusta perder el tiempo hablando de tonterías. Esta tranquilidad hace que tenga mucha paciencia y sepa escuchar a las personas que le rodean. Esta personalidad calmada ayuda a que este signo del zodíaco sea tan empático y sensible con los problemas de sus seres queridos.

No le gusta estar apurado, por lo que siempre trata de tener mucha previsión en todo lo que hace. De hecho, dedica mucho tiempo a analizar qué va a hacer y cómo lo va a hacer antes de tomar alguna decisión.

A Cáncer se le considera entre los signos más tranquilos, es por su preferencia por los planes hogareños. Prefiere todas las actividades que pueda tener lugar dentro de su casa, que le aporta más comodidad y protección. Cuando este signo toma confianza con la gente con la que se relaciona, se transforma. Deja toda la timidez a un lado, y muestra un carácter más sociable y amable. Sin embargo, prefiere tomarse un buen café en el sofá que tirarse en paracaídas.

Hay que tomar en cuenta que es voluble en cuanto al cambio de humor, pero al tenerlo consciente, puede manejarse con serenidad.

La tranquilidad es una de las características más destacables del nativo del signo Libra. Esto lo convierte en una persona observadora y que se fija mucho en lo que le rodea. Esta paz interior del librano, es su respuesta a una necesidad por sentirse equilibrado. Busca vivir en armonía, lo que le lleva a meditar y a disfrutar de una rutina que le permita encontrar sus pequeños momentos de placer propio.

Libra, a veces necesita estar solo. Hay quienes admiran su entereza mental a la hora de enfrentarse a algunas situaciones complicadas, aunque le cueste tomar decisiones.

En este artículo solo hablé de la esencia de estos signos como tal, habría que ver la Carta Natal en su contexto. No quiere decir que, porque no pertenezcas a alguno de los signos que nombré en los párrafos anteriores, no tienes la capacidad de desarrollar la serenidad a medida que madures. Reitero que, hay particularidades en la Carta Natal, que hablan de la facilidad o no para mantener la serenidad de manera natural.

Nos vemos en la próxima luz en el cielo…

Reina Graciosi

@TuMstica